CASACARÁ

En 1994 me encontraba en Valledupar visitando unos amigos, quienes me invitaron a Casacará, una pequeña población del Cesar, perteneciente al municipio de Codazzi. Según ellos el sitio era famoso porque por allí rondaba el tigre de las Marías.

Allí fuimos recibidos por gente muy amable y laboriosa que se dedicaba al corte y la comercialización de la madera. Al preguntarles por el tigre de las Marías, se rieron de mí y me dijeron que salía al anochecer pero era muy difícil verlo. Y nunca lo vi.

Años después al recordar este episodio, me puse a indagar por el tigre de las Marías y encontré que era una canción de Rafael Escalona, con la cual inmortalizó a Silvestre Francisco Dangond Daza, rico hacendado de Villanueva,  más conocido como “El Mono” Dangond, quien por el arte de Escalona, se convirtió en El Tigre de las Marías.  Al parecer Dangond tenía fama de mujeriego y sus cacerías están descritas en la canción.

Para que lo sepan todos / ahora le voy a contar / la historia del tigre mono/ que anda por Casacará (bis)
Como allá donde vivía / lo tenían tan vigilado / ya se mudó de las Marías/ pa´ la cueva del centenario (bis)
Óyelo roncar / por la serranía (bis). / Es el tigre de las Marías/ que anda por Casacará (bis)
Anteriormente existía / el tigre de la Mayita  (bis) / yo se lo juego en Urumita /al tigre de las Marías. (bis)
Óyelo roncar/ por la serranía (bis). / Es el tigre de las Marías / que anda por Casacará (bis)
Villanueva no sabía / la clase de pelusita / es el tigre de las Marías / que ahora vive en Urumita (bis)
Cuando ronca no se sabe / Donde se lo coge el día /pasa la noche en Manaure / y amanece en las Marías (Bis)
Óyelo roncar/ por la serranía (bis). / Es el tigre de las Marías/ que anda por Casacará (bis).

Al consultar sobre Casacará en la Internet, las noticias no son buenas. Se puede leer sobre violencia, masacres, campesinos desplazados y muchos muertos.

Como paliativo de la pobreza la gente todavía canta El tigre de Las Marías y hace suyas sus aventuras.
“Óyelo roncar,  por la serranía.  Es el tigre de las Marías  que anda por Casacará”.

Todas las fotos son tomadas por Juan Carlos González Páez en Casacará 1994.